Calle Estafeta

La calle Estafeta, que debe su nombre a que en ella se instaló la primera estafeta de correos de Navarra en el siglo XVIII, es, sin duda, la vía de la capital navarra más famosa y televisada a nivel internacional, aunque su aspecto habitual mucho difiere de la imagen que de ella se tiene. Con una ligera pendiente, parte del cruce con la calle Mercaderes y discurre sobre un pavimento adoquinado por el que numerosos pamploneses transitan diariamente. Pequeños establecimientos y numerosos bares se suceden a lo largo de la estrecha calle, donde el sol apenas penetra, por lo que se convierte en un refugio idóneo en los calurosos días de verano. En el primer tramo de calle, que va hasta la bajada de Javier, los edificios, de desigual altura, presentan coloridas fachadas lisas u ornamentadas, incluso con algún escudo heráldico. En sus bajos, los establecimientos tradicionales hacen las delicias de los paseantes, quienes disfrutan entre las tiendas de moda o pastelerías artesanas donde se elaboran codiciados dulces. El segundo tramo, mucho más bullicioso, discurre desde este punto hasta la confluencia con la Plaza de Toros y la trasera del teatro Gayarre. La calma desaparece para dar paso a un espacio mucho más gastronómico, con bares a ambos lados de la calle y en cuya barras pueden degustarse infinidad de pinchos. Los fines de semana se trata de uno de los puntos de poteo por excelencia.

Descubre otros lugares...