Catedral de Santa María la Real

La calle Curia, una estrecha y empinada vía adoquinada, conduce hasta el atrio de la Catedral de Santa María la Real. Durante el ascenso, el único elemento visible es la alta torre norte donde descansa la campana María, la más grande de todas las que están en uso en España. Una vez que los edificios desaparecen y se llega al atrio, la sobria fachada neoclásica, a base de columnata y frontón, en el lado oeste del conjunto, llama la atención.

Dos altas torres, la norte y la sur, despuntan sobre el resto de la fachada, levantada en el siglo XVIII por el arquitecto Ventura Rodríguez en sustitución al antiguo mural de estilo románico, uno de los pocos elementos que se salvaron cuando parte de la catedral románica se derrumbó en 1390.

Se trata del complejo catedralicio más completo que se conserva en España, ya que además de la iglesia, claustro y sacristías, conserva la cillería, el refectorio, la sala capitular, el dormitorio y la cocina. La actual Catedral de Santa María la Real, de estilo gótico, se levantó a finales del siglo XIV sobre los restos de la antigua edificación románica, que a su vez descansaba sobre anteriores templos de época romana.

Tras cruzar las altas puertas que conducen al templo, la iglesia, de un bello estilo gótico, posee un cuerpo compuesto por tres naves, una central y dos exteriores, a cuyos lados se suceden una decena de capillas dedicadas a distintos santos. En el fresco interior, que posee un agradable olor a incienso, se distribuyen las tumbas de varios monarcas navarros y, entre ellos, la de Carlos III el Noble y su mujer, Leonor de Trastámara, colocada en el centro de la nave. Se trata de un sepulcro construido en alabastro a principios del siglo XV, en vida del monarca.

Dos figuras yacientes, vivo retrato de los regentes navarros y en las que se aprecian las arrugas, venas y músculos, coronan la parte superior del monumento funerario sobre una cama de mármol oscuro. Los frentes del lecho fúnebre están compuestos por 28 figurillas talladas.

Descubre otros lugares...