Escultura de Hemingway

La ciudad de Pamplona y los sanfermines no habrían alcanzado la fama internacional de no ser por la novela Fiesta, del escritor estadounidense y Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway. Por ese motivo, el consistorio pamplonés decidió honrar en los años 60 al periodista con una escultura junto a uno de los emblemas de la ciudad, la plaza de Toros, y en el paseo que lleva el nombre del propio escritor. Entre los tupidos árboles que rodean la plaza y a escasos metros del callejón, se eleva un gran bloque de granito de Guadarrama, cuya parte inferior hace las veces de pedestal y la superior se asemeja al torso y brazos de Hemingway. La cabeza, un vivo retrato del estadounidense, está realizada en bronce, y en el cuello, el autor de la misma, el barcelonés Luis Sanguino, esculpió el tradicional cuello vuelto que caracterizaba a sus jerseys. La posición del busto emula al periodista estadounidense en uno de los actos que más le gustaba de las fiestas de San Fermín: una corrida de toros. Recuerda a la imagen el Hemingway apoyado sobre la barrera en la plaza.

Descubre otros lugares...