Mercado de Santo Domingo

En el centro histórico de Pamplona, como no podía ser de otra manera, se levanta el mercado más antiguo de la ciudad, que conserva entre sus paredes un pedazo de la historia de la capital navarra. Se trata de un mercado tradicional que se sitúa sobre un patio central rectangular, con multitud de puestos individuales que ofrecen productos frescos de diversa índole. Testigo de la rutina diaria de los habitantes de la capital navarra, el mercado de Santo Domingo se instala entre las plazas de Santiago y de los Burgos, paralelo a la famosa cuesta que le cede su nombre –por la que transcurre el encierro–, donde termina la calle de la Mañueta. El actual mercado se levantó en 1876, en el mismo solar en el que un año antes un incendio calcinaba el que hasta entonces había sido el mercado central de Pamplona, donde los hortelanos del barrio de la Rochapea vendían sus productos a los pamploneses. El aspecto actual del mercado de Santo Domingo, con la fachada rojiza y los grandes ventanales arqueados, es reflejo de la remodelación que se llevó a cabo en 1986, en la que se cubrió por completo el patio central. La puerta principal se ubica en la plaza de Santiago, en la trasera del ayuntamiento de Pamplona. Desde 2004, fruto de un acuerdo con el consistorio, los propios comerciantes gestionan el mercado de Santo Domingo. En su interior, además de un supermercado, se acomodan 45 puestos individuales que ofrecen productos de la tierra.

Descubre otros lugares...