Palacio de Condestable

Ubicado en la esquina en la que la calle Mayor se encuentra con la de Jarauta, en pleno casco histórico de Pamplona, el palacio del Condestable se erige como el edificio civil más antiguo de la ciudad. Fue Levantado en 1548, cuando Luis de Beaumont, dueño de esa esquina de la ciudad y condestable de Pamplona –un título nobiliario que tiene su origen en el siglo XV–, amplió su hogar al comprar las cuatro casas colindantes para disponer de un nuevo palacio, de estilo renacentista. La actual apariencia del edifico se debe a la reforma a la que fue sometido a comienzos del siglo XXI, después de que el ayuntamiento lo comprara prácticamente en ruinas. Las obras buscaron preservar el aspecto original. La nueva fachada, impregnada de balcones con ligeros toques de madera, combina colores blancos y grisáceos en una composición lisa, sencilla, sin apenas ornamentos. Su interior, compuesto por tres alturas, se remozó por completo, conservándose intacta un sala de origen medieval de seis metros de altura. En su intento por asemejarse al original, las columnas y detalles de madera abundan en las estancias principales, y se conserva el jardín trasero en el que en el pasado se establecían las caballerizas. A lo largo de su historia, el palacio del Condestable ha desarrollado diversas funciones, desde sede episcopal hasta de propio ayuntamiento. Hoy en día, este edificio, considerado como uno de los bienes de interés cultural de Navarra, es empleado por el consistorio de la ciudad como un centro cívico, albergando habitualmente exposiciones y exhibiciones.

Descubre otros lugares...