Palacio de Navarra

El Gobierno o Diputación Foral de Navarra, ambos nombres son admitidos, encuentra su sede en un lugar privilegiado de Pamplona. El conocido como Palacio de Navarra se asienta donde el paseo Sarasate llega a su fin, con una vistas envidiables de la plaza del Castillo y del inicio de la avenida de Carlos III, enfrente del histórico teatro Gayarre.

Construido en 1840 de la mano de José de Nagusia, este palacio de dimensiones majestuosas presenta un claro estilo neoclásico, en el que prima el gusto por la simetría en su estructura y facciones. En el frontón de la fachada principal –orientada hacia el paseo de Sarasate– se vislumbra una obra escultórica de Fructuoso Orduna: el escudo empedrado de Navarra flanqueado por dos hombres –un montañés y un ribero–, que simbolizan, desde su colocación en 1951, la heterogeneidad de la población foral. El interior del palacio guarda una atractiva colección de obras pictóricas, entre las que destaca un retrato del monarca Fernando VII, cuyo autor es Francisco de Goya, y un tapiz que representa las batallas de las Navas de Tolorsa (1212).

Los cuidados jardines del palacio, visibles desde la calle de San Ignacio, acogen una secuoya gigante, el árbol más alto de la ciudad. Cada mediodía el reloj de la Diputación entona el himno de Navarra, y en épocas especiales, como las fiestas de San Fermín o Navidad, su repertorio musical incluye villancicos y otras canciones populares.

Descubre otros lugares...