Plaza del Ayuntamiento

La actual plaza del Ayuntamiento, que cada 6 de julio concita a miles de personas para dar comienzo a las fiestas de San Fermín, se encuentra en lo que durante la Edad Media era tierra de nadie, al encontrarse entre los tres burgos de la antigua ciudad de Pamplona: Navarrería, San Nicolás y San Cernin.

Tras la unificación de los tres burgos bajo el reinado de Carlos III el Noble, la ciudad decidió levantar en ese punto la Casa de la Ciudad, o lo que hoy conocemos por Ayuntamiento. La plaza se convirtió en un animado punto de encuentro entre pamploneses de diferentes barrios, donde comerciaban con diversos productos en la denominada plaza de la Fruta.

Además, esta plaza sirvió, durante siglos, de punto de escarmiento para los malhechores, ya que en ella se practicaban las ejecuciones. Durante años, la labor administrativa se llevó a cabo en un antiguo edificio hasta que en 1753 se levantó el actual Consistorio, o mejor dicho, el que estaba anexo a la actual fachada, ya que en 1951 se procedió a derribar todo el edificio y se conservó tan sólo la parte delantera. Desde 1953 la Corporación Municipal ocupa las modernas dependencias, escondidas tras una fachada centenaria cuya puerta se encuentra escoltada por dos esculturas que representan la Justicia y la Prudencia.

Una tercera figura vigila desde lo más alto de la fachada todo lo que acontece en la plaza. Se trata de la Fama, que toca una trompeta y está rodeada por dos Hércules y dos escudos con leones. Tres conjuntos de balconadas, con varias columnas de estilo neoclásico, completan el mural delantero del Consistorio pamplonés, siendo la del segundo piso desde donde se lanza el cohete anunciador de los Sanfermines.

En la parte más baja, junto a la puerta, dos pequeñas placas de mármol, colocadas en 1884, indican la altitud a la que se encuentra la capital. Una vez cruzado el umbral, una frase en latín colocada en el dintel de la puerta interior recuerda el ancestral origen de la Casa de la Ciudad y reza: “La puerta está abierta para todos. Pero mucho más el corazón”.

Descubre otros lugares...