Escondida en el centro histórico de Pamplona, frente a uno de los costados del ayuntamiento, esta plaza se encarga de rememorar los tiempos en los que la ciudad se encontraba dividida, incluso enfrentada entre sí. Recuerda lo ocurrido en la época medieval, cuando la capital navarra se mantuvo separada en tres burgos. Tres poblados independientes que coexistieron, con varios...
Leer todo el contenido