El tramo final del recorrido del encierro, de apenas una decena de metros, es una línea recta con una ligera pendiente descendente. La entrada al callejón de la plaza de Toros cuenta con un suelo adoquinado y está flanqueada por unos pequeños muros de piedra desde los que se puede tener una visión privilegiada del encierro los...

Leer todo el contenido