La calle Curia, una estrecha y empinada vía adoquinada, conduce hasta el atrio de la Catedral de Santa María la Real. Durante el ascenso, el único elemento visible es la alta torre norte donde descansa la campana María, la más grande de todas las que están en uso en España. Una vez que los edificios desaparecen y...

Leer todo el contenido