Lugares de Pamplona: encierro

Calle Estafeta

La calle Estafeta, que debe su nombre a que en ella se instaló la primera estafeta de correos de Navarra en el siglo XVIII, es, sin duda, la vía de la capital navarra más famosa y televisada a nivel internacional, aunque su aspecto habitual mucho difiere de la imagen que de ella se tiene. Con una ligera pendiente, parte...
Leer todo el contenido

Callejón plaza de Toros

El tramo final del recorrido del encierro, de apenas una decena de metros, es una línea recta con una ligera pendiente descendente. La entrada al callejón de la plaza de Toros cuenta con un suelo adoquinado y está flanqueada por unos pequeños muros de piedra desde los que se puede tener una visión privilegiada del encierro los...

Leer todo el contenido

Cuesta de Santo Domingo

Nada más cruzar el puente de la Rochapea o de Curtidores, una vez pasados los corralillos donde los toros esperan su turno durante las fiestas de San Fermín, una empinada cuesta asciende hasta el centro de Pamplona por lo que originalmente era uno de los principales barrancos de desagüe de la ciudad. Los días de lluvia, el...

Leer todo el contenido

Curva Mercaderes

La calle Mercaderes discurre desde la plaza del Ayuntamiento hasta una empinada cuesta ascendente en dirección a la Catedral, la calle Curia. Poco antes de la unión con dicha vía nace, transversal a ella, la calle Estafeta, una de las principales del recorrido de encierro y hacia la que se dirigen los astados.

Para conducir a...

Leer todo el contenido

Monumento al Encierro

Pamplona, a pesar de contar con otros muchos encantos, es conocida a nivel mundial por las fiestas de San Fermín y, en especial, por el encierro, un espectáculo único que se convierte en el acto más representativo de estas fiestas. La imagen de cientos de mozos corriendo delante de media docena de toros por las calles de la ciudad...
Leer todo el contenido

Plaza de Toros

La monumental pamplonesa se levanta, imponente, en el Segundo Ensanche de la ciudad, contigua a la cuesta del Labrit, donde concluye la calle de la Estafeta. Su presencia impresiona. El tamaño, el hormigón armado, la majestuosa puerta principal, los rasgos clásicos que atesora su fachada. Recuerda, sin querer, a las fiestas de San Fermín, a las tardes de gloria...
Leer todo el contenido