Unas pequeñas escaleras descienden desde el paseo del Arga hasta la orilla, donde una plataforma zigzagueante cruza el ancho del río de extremo a extremo, donde unas choperas franquean el acceso a la pequeña infraestructura. El frescor del agua y el ruido que produce al chocar contra los pilares de la estrecha pasarela, junto al trinar de...

Leer todo el contenido