Un edificio de aspecto moderno, envuelto en ladrillo rojizo y bajo una cubierta azulada, emerge en uno de los extremos del parque Yamaguchi de la capital navarra, donde la calle de Sancho Ramírez desemboca en la avenida de Barañáin.

Su apariencia, fresca y colorida, encaja con la imagen de este parque. Se trata de un centro...

Leer todo el contenido